Helena no se lava ni cuando llueve

Publicado: febrero 7, 2011 de Fosforo en Uncategorized

Una de esas anécdotas indemostrables de la Historia es que Luis XIV, el rey francés, tan solo se duchó en dos ocasiones a lo largo de su vida. Los biógrafos de Holliwood atesoran esta información con cuidado para explotarla en la futura obra sobre la vida de Helena Bonham Carter. Y es que el paralelismo es, en mi opinión evidente, y la conclusión a la que yo he llegado, evidente. La esposa de Tim Burton rehuye la higiene personal con absoluta entrega. Y es que no recuerdo muchas películas en las que no me haya imaginado a Helena Bonham Carter  deambulando por los vagones del tren tocando la flauta y pidiendo unas monedas para gastársela en unos litros de cerveza o en droga para picarse a muerte.

Ella en la vida real.

¿A que viene esta reflexión? A que obedeciendo el consejo de nadieygris en este post, ayer acudí a ver El discurso del rey, película británica solo recomendable para amantes de este tipo de cine, más europeo y menos comercial. Yo la disfruté muchísimo. Y ahí, como ya adelantaba el otro en su artículo, efectivamente la Bonham Carter aparece aseada. ¿Cuánto han pagado a esta mujer para convencerla y que se duche? Vamos a repasar su vida fílmica para que todos puedan ver que mi afirmación no es, en absoluto, gratuita.

Como lleva una carrera más bien larga, vamos a centrar esta retrospectiva a partir de 1999, cuando la chica ya contaba los 33 años y entraba en la época de auge de su trayectoria. En este año apareció en El club de la lucha, donde interpreta a una fumadora compulsiva e irritante, con una vida desgraciada, que vive en un cuchitril de mierda y que roba ropa de las lavanderías para ganar algo de dinero. Una mendiga en toda regla.

"¿Conoces a Jhonny?¿Jhonny Melavo?"

Dos años después conoció a su actual pareja durante el rodaje de aquella aberración: el remake de El planeta de los simios. No solo la película era una absoluta herejía, sino que, obviamente, Helena no aparecía precisamente libre de mugre y piojos, sino más bien lo contrario. Ese mismo año aparece Novocaine, donde hace de chica de clase media también poco aseada.

Al año siguiente participó en Till human voices wake us y en Fuego sobre Bagdad, dos cintas en las que, sin ser destacable el nivel de roña sobre ella, salía sospechosamente desarreglada. Lo gordo viene en Big Fish en 2003, de la mano de Burton, donde ya apunta las maneras de sucia que la caracterizarán el resto de la década. Tanto es así que se pasa dos años sin salir en ninguna película para seguir acumulando suciedad para su siguiente papel, también en una película de “su chico”. Charlie y la fábrica de chocolate también era una puta mierda de película, y en ella nuestra actriz ejercía de madre de clase desfavorecida que vive en una chabola. Si, lo habéis adivinado, sin haberse pegado una ducha en años.

"¿Eso es...jabón?"

En 2006 protagoniza Conversations with Other Women, donde parece haberse quitado toda la porquería, o al menos, buena parte. No obstante la cosa va a ir a peor cuando, en 2007, sea fichada por la franquicia Harry Potter para ejercer de Bellatrix Lestrange, la bruja fugitiva, gótica y con el pelo como un matorral de película del Oeste. A pesar de que probablemente es el papel en el que más atractiva la he encontrado, hay que admitir que limpia, lo que se dice limpia, no aparece.

Después de eso vuelve a hacer de mendiga en Sweeney Todd, nuevamente bajo la dirección de su pareja, y otra vez como la Reina de Corazones más sucia que Lewis Carrol pudiera soñar en la insufrible Alicia en el País de las Maravillas. De paso se pasearía por Terminator Salvation como robot, tampoco en un estado de limpieza destacable.

En conclusión, que ver, como pude ver ayer, a esta mujer arreglada y con ropas nuevas en la gran pantalla es verdaderamente complicado. Hasta en las ceremonias de los Oscar parece que se acaba de levantar por la mañana y aún tiene legañas.

Y esto vuelve a ser ella en la vida real...

Anuncios
comentarios
  1. R dice:

    Habría que verte a ti…

  2. Alex dice:

    Y?
    Así es wapa sexy y genial

  3. Marco Antonio dice:

    Helenita es hermosa sucia o limpia, aparte esa apariencia la hace ver mas sexy que cuaquier otra pinche actriz, Helena es la verga y me encantaria tenerla asi aunque sea sucia jaja. Oye tu si has de ser muy limpio no, que envidia jajajajajjajaja

  4. Elena dice:

    Pues como que no has visto muchas pelis de ella ya que has olvidado la mitad de su carrera donde usualmente se ve como una muñeca de porcelana, por su piel blanca y en extremo arreglada, algo que ella misma no queria representar toda suvida queria ser más libre para ser como le de la gana sin importar las criticas, ella es una mujer hermosa y si se viste así es porque no precisa que un manager que le cree la personalidad la tiene y de sobra, que de mal gusto decir que una persona no se baña si nisiquiera la conoces, se me ocurre que dices eso por su modo de peinarse, ella le gusta ese estilo por eso lo lleva.