Balada triste Deux est machina

Publicado: enero 26, 2011 de Fosforo en Uncategorized

El otro día acudí acompañado de nadieygris a ver Balada triste de trompeta al cine. Es algo que yo, firme defensor de la llamada “piratería”, hago a menudo. Voy al cine a ver películas. Cine europeo, americano y español. Cine de autor y cine palomitero. Quiero dejar esto claro desde ya, porque ahora mismo el horno no está para bollos.

En el cartel aparece Carolina Bang dos veces. Solo aviso...

Sobre la película en sí, ¿qué puedo decir? Yo iba con las expectativas altas, porque en general el cine de Alex de la Iglesia me ha dejado siempre buen sabor de boca, incluso Los crímenes de Oxford, que era satánicamente pretenciosa. Pero repetimos la jugada respecto a las pretensiones en esta nueva producción financiada con el dinero de todos, y en esta ocasión ni la trama ni el director están a la altura de las ínfulas que se da la cinta. Ambientada en la España de la dictadura de Franco (la película comienza, probablemente con su mejor escena, durante la Guerra Civil), la trama nos habla de un joven huérfano, que perdió a su padre en la construcción del Valle de los Caídos, intentando convertirse en el “payaso triste” de un circo.

El chico va y se enamora, de la forma más superficial y obvia del mundo, de la bailarina del circo, interpretada por una Carolina Bang que muestra mucha más cacha que carisma. Pero es algo inherente al guión de este descalabro del cine español. Sin excepción ninguna todos los personajes son flojos y lineales, con la única salvedad del “malo” de la cinta, un payaso “tonto” que llega a aterrar y en ocasiones a dar pena. Pero destacar por tener carisma en esta película es como destacar en una partida del Trivial en la casa de Gran Hermano.

Esta es de las que le gustan a Hauclir. "Bien dotada", rubia y sin talento.

Por si esto fuera poco, la historia va empeorando cada vez más, haciéndose insostenible y manteniendo patéticamente el equilibrio sobre una acumulación de giros de guión que no terminan nunca. A mitad de la película ya estás deseando que este sea el último giro y que la cinta termine, pero no. Alex de la Iglesia necesitaba meterte doscientas posibilidades frustradas de final para alargar la película de una forma casi insostenible durante casi 110 minutos. Y los giros son lo peor, no solo por la cantidad, sino por la calidad. Todo ocurre de una forma demasiado casual, demasiado aleatoria, demasiado facil. Todo es providencial desde el principio hasta el fin, y las explicaciones sobran en todo momento, porque el transcurrir de la historia es un Deus ex machina constante.

El montaje acaba de volvernos locos, y por si fuera poco, mete unas cuantas chorradas “de risa” para que la película se haga aún más larga, aún más inaguantable y aún más odiosa. Cosas como el final del chico de la moto o que los animales del circo estén guardados en las catacumbas del Valle de los Caídos son dignas de pelotón de fusilamiento. Para terminar, se le añade a la fórmula un par de actores más flojos y un puñado de diálogos completamente irreales para acabar de eliminar la sensación de coherencia de Balada Triste de Trompeta.

¿Y la metáfora? ¿No se trata todo de una alegoría esperpéntica de la sociedad española? Pues aparte de estar reflejado todo esto fatal y de forma intragable (y pretenciosa, ¿ya lo había dicho?) el discurso final es paupérrimo. Para decir tan poco y tan facil, ya podría haberse ahorrado el estado los cuartos en financiar este bodrio. Que entiendo que haya gente que lo haya disfrutado. Porque se disfruta igual que Malditos Bastardos. Se disfruta si no esperabas nada, si no buscabas nada y si dejas tu sentido de la crítica en casa. El problema es que con tantas ínfulas de película de varias lecturas, al final resulta muy difícil abstraerse y disfrutar como si de una película de entretenimiento se tratara.

El elenco está formado por Santiago Segura (cojonudo) y los actores de la mierda reseca de Pluton BRBNero, también obra de Alex de la Iglesia y que tampoco valía un duro.

Mi consejo es, amigos míos, que no la vayan a ver al cine. Esperen a que salga en DVD, alquilen en el videoclub y disfruten con unos amigos y unos refrescos, en la pequeña pantalla. O también se la pueden bajar de Internet, solo por joder a los que intentan poner puertas al campo.

Anuncios
comentarios
  1. Fosforo dice:

    En otro orden de cosas que ya tendran cabida (o no) en Crisis Creativa:

    ¿Ayer no hubo entrada? Pues a mí no me miren. Cosa de nadieygris.

    ¿Saben ya que tengo un twitter? ¡Mierdas aleatorias!
    http://twitter.com/fosforoblanco

    La ley Sinde es una puta mierda. Por si el tono de la reseña no lo dejaba claro.

  2. mariods dice:

    Ok, no había antes esa entrada. Comento.
    No he visto Balada triste de Trompeta aún. Así que no puedo opinar, la verdad, solo que bueno, Alex de la Iglesia es, en mi opinión, un buén director (tal vez de los mejores del país). Hasta ahora, si acaso, de entre todas sus películas tan solo 800 balas me dejó algo defraudadillo. Pero bueno, tal y como cuentas el argumento de la nueva peli, casi es de risa. XDDD La verdad es que sí, será una de esas pelis que alquilaré a ver qué tal.
    Vale, ahora las auténticas razones por las que quería comentar aquí:
    1) Yo también estoy en contra de la ley Sinde. ¿Dar dinero a la cultura? Sí. Pero no por ello tenemos que ser los borregos de una industria que trata de adueñarse y sacar dinero a consta del arte.
    2) Malditos Bastardos a mí me gustó mucho, y juro que conservaba mi sentido crítico intacto mientras la veía. Ahí siento decir que no estoy muy de acuerdo contigo. :b
    3) Tampoco te pases con Plutón BRBnero, tampoco estaba mal del todo. Imaginativa era un rato. XD
    Y eso es todo. :b