Siguiendo la estela de Ed Wood

Publicado: octubre 19, 2010 de nadieygris en Uncategorized

No es nuevo que la industria del cine tiene cada vez menos proyectos originales, pero desde luego siempre habrá directores enmarcados en un mismo tipo de películas. Al que vamos a crucificar hoy es ni más ni menos uno de los que ya engloban ese selecto grupo de los peores directores de la historia, Uwe Boll.

Aunque decir lo mal director que es este tío es repetirse mas que los tebeos de Mortadelo y Filemón, además parece ser que su ultima película tiene incluso un nivel de calidad bastante mas alto a lo que este tío nos tiene acostumbrados. Hoy sin embargo no tengo rosas que echarle a este tío, ya que hace poco descubrí una de sus mayores destrozos fílmicos, Far Cry. Si, otro videojuego convertido en película y esta vez era un juego con demasiado renombre como para que fuera defenestrado de tal manera, si no me creen, miren el trailer…

El juego para los que no lo conozcan es un shoot em up ambientado en una isla del pacifico, donde el personaje se tiene que abrir paso a tiro limpio con mercenarios para salvar a una tía que le había alquilado el barco a nuestro irascible personaje, descubriendo entre otras cosas que un científico esta jugando con animales y humanos genéticamente para conseguir potenciar sus cualidades. Ahora bien ¿la peli de qué va? Se mantiene lo del alquiler de barco, lo de abrirse paso a tiros y todo lo relacionado con la acción, pero entre otros muchos detalles, cambiamos la isla paradisíaca por una especie de isla con un ambiente mucho mas del norte, no hay mas que fijarse en los árboles y demás para darse cuenta de que eso, de clima tropical tiene muy poco. Las modificaciones genéticas en vez de crear monstruos como en el juego, no hacen mas que dejar calvos a los experimentos, darles un tono blancuzco parecido al esperma y una capacidad de saltar, pegarse, y pajearse manteniendo siempre la misma cara de puerta de garito caro.

Parece que con esto no hay tantos desperfectos con respecto al juego, pero al guión le sobran persecuciones por muchos lados, le sobran la mayoría por no decir todos los (Aterradores) momentos cómicos. Aparte de que la interpretación de todos los que salen en la película no es mejor que la de un mono en el zoo. En conclusión, Uwe Boll volvió a demostrar que a los cines les sale rentable incluir con la entrada del cine una bolsa de papel en la que vomitar al final del film.

"Si, se siente feliz por hacernos llorar con cada trabajo suyo"

Anuncios
comentarios
  1. El niño de la gorra dice:

    No conocía esa adaptación y era más feliz sin conocerla.