The expendables: Los más machos.

Publicado: octubre 6, 2010 de Fosforo en Uncategorized

No hay nada (nada, se lo juro) más masculino en el mundo que ver una película donde un buen puñado de hombretones de músculos anormalmente grandes y gesto homicida sudan, corren y matan a destajo. Si solo sudan y (se) corren también puede valer, pero lo de las muertes lo hace todo un poco más entretenido, que si no al final, aburre.

De entre todas las mierdas, grandes mierdas y heces del tamaño de la Moncloa que se han dejado ver por los cines desde los ochenta en lo relativo al cine de acción, no hay nada que supere el subidón de testosterona que produce ver The Expendables (y nuevamente, tachan, los subnormales de los títulos nos lo cambian por “Mercenarios”). Tengo una amiga que ha desarrollado pene y bigote después de verla. También tengo amigas que fueron a verla ya con el bigote, pero no es de buen gusto dar nombres.

Como os decía, desde el primer momento la adrenalina se mezcla con la testosterona y la cafeína de una buena bebida refrescante (y si pruebas con alcohol ya debe ser la hostia, se lo contaré cuando salga el DVD) produciendo una sensación de éxtasis sanguinario. Tiros, tiros y más tiros, viejas glorias del cine de acción en (al menos para muchos de ellos) su mejor papel, una trama asumible que nos da excusas para ver más y más tiros, una actriz tirando a fea de cara (no todo iban a ser ventajas) y más y más tiros. ¿Qué? Es una maldita película de acción, así deberían ser todas.

Aunque depende del angulo, la cara es lo de menos.

Stallone es el padre de la bestia, pero además es el maestro de ceremonias de una trama coral donde el más grande peso de la acción recae sobre los hombros, algo más jóvenes, de Jason Statham (la recomendable Cranck, la regulera Transporter) y centrando a su personaje en una trama algo sentimental usando de muro de las lamentaciones a un Mickey Rourke que parece capaz de masacrar gente en Sin City, luchar contra Ironman o pelear en The Wrestler pero que en esta cinta de machos anabolizados solo dibuja y fuma en pipa, a lo Gandalf.

El resto de personajes cumplen su función de dar forma a un equipo de mercenarios, con un papel algo más destacable para Jet Li, que también da un poquito de punto cómico a alguna escena. Sin embargo, la más memorable de las escenas, y todos lo sabíamos, es ese encuentro entre Bruce Willis (ya saben), Schwarzenegger y el propio Stallone.

Todo nombres de peso para darnos nuestra lección de cómo se hace una película de explosiones. Y realmente Sly logra dirigir una gran película con un guión coral bastante complicado de hacer pero facil de seguir, con mucha acción sin quedar nada demasiado grotesco y con unos personajes definidos e interesantes (casi todos darían para un entretenido spin off). La acción es agobiante, te asfixia, te sofoca, te hace vibrar sin necesidad de que el cámara sea un epiléptico con parkinson, que parece ser la nueva moda en cuanto a rodar cine de acción. Me lo pasé genial en el cine.

Creo que este cartel es un fake, pero mola demasiado...

Ninguno de los “relevos” para el cine de acción podría protagonizar, concebir o actuar en The Expendables. Una película llena de acción bien entendida, entretenimiento puro y duro y señores de cincuenta años repartiendo golpes y masacrando gente como nadie ha sabido hacerlo desde que ellos lo dejaron. Para colmo, y a pesar de que el trailer te hace pensar en un tipejo del tipo Chavez como malo de la cinta (“Pondremos fin a esta enfermedad americana”) es todo lo contrario, un dictador corrompido por la CIA y los estadounidenses. Una crítica a la labor de los servicios secretos de los USA en América Latina. Vale, no ganará un Oscar por ser una cinta de denuncia, pero no esta nada mal para lo que suelen ser estas cosas.

Ahora solo queda ver cual de las dos cintas de acción a lo bestia de 2010 me gusta más. Y es que muy pronto…Machete.

De momento, y en cuestión de mujeres, gana Machete...

Anuncios

Los comentarios están cerrados.