Entrada culinaria: salsas

Publicado: junio 9, 2010 de Fosforo en Uncategorized

¿Se acuerdan de Hauclir, ese chico que a veces escribia en este blog? Pues creemos que ha muerto, de modo que subimos la entrada diaria más tonta que jamás vio Crisis Creativa:

Un paso hacia el delirium tremens me ha conducido a hacer una clasificación de las salsas, con el noble objetivo de encontrar (o demostrar) cual es la mejor salsa existente. Como nos enfrentamos a un análisis exhaustivo, primero vamos a descartar algunas de las salsas más queridas, pero menos agraciadas como salsas en si, con el claro sistema de no encontrar un pro lo suficientemente grande o encontrar en su contra alguna característica que la impida ser candidata a nuestro podio:

Salsa carbonara. Deliciosa salsa italiana para acompañar la pasta hecha con huevos, pimienta, mantequilla y manteca, a la que habitualmente se le añade nata y/o beicon. Como pegas, siquiera llega a casar bien con todos los tipos de pasta (solo con la pasta larga) y su preparación requiere conocimientos de cocina de nivel dos y no se vende ya preparada.

Bechamel. Tiene la capacidad de hacer apetecibles platos tan poco atrayentes como la coliflor o el brécol. No obstante, sus únicos usos son para el gratinado, ya sea con verduras o algunos tipos muy concretos de pasta, además de requerir aún más conocimientos de cocina que la carbonara. Las versiones comercializadas son habitualmente repugnantes, salvándose solo las versiones incluidas en canelones y lasaña precocinada. Es decir, nuevamente, una salsa muy limitada.

Salsa de soja. Por mucho que enamore a frikis de todo el globo enamorados de la cultura oriental, la salsa de soja tiene un sabor insípido y poco estimulante que apenas combina con una decena de platos, todos asiáticos. Sus usos como sustitutivo de la carne acaban de condenarla fuera de nuestra lista.

Chili. A pesar de ser muy apreciada por los amantes de lo picante, su potente especiado y su fuerte sabor (especialmente en sus versiones americanas) la relegan a un triste segundo plano a la hora de preparar comidas para varios comensales diferentes o para acompañar una fuente de patatas fritas.

Brava. La salsa brava comercializada es menos brava que el león de El Mago de Oz. Su preparación casera exige el uso de algunos ingredientes poco comunes, y su sabor suele ser enemigo de reuniones entre personas de diferente paladar. Además, se trata de un condimento muy poco versátil.

Salsa de chocolate. Estamos hablando de salsas para platos salados, ¿en qué demonios piensas? Aún así, el chocolate vence a todos los demás sabores del globo.

Nos quedamos por tanto con cinco únicas salsas para nuestro ranking:

-Tomate

-Ketchup

-Mayonesa

-Mostaza

-Barbacoa

Vamos a enfrentarlas un poco. La salsa de tomate es clásica, la típica de nuestras madres. Sirve bien con todo tipo de platos, ya hablemos de verduras, pasta o determinados platos de carne o pescado. Es muy facil de hacer y se vende con varias marcas y toques distintos con una calidad siempre aceptable para los que pasan de los problemas.

Frente a esta el enemigo más evidente es el Ketchup. Con un toque de sabor algo más fuerte, gana en la prueba de “para mojar” respecto al soso sabor de su padre el tomate. Combina bien con las verduras, especialmente para los que no las aprecian en exceso, ya que disimula mejor el sabor añadiendo el regusto del ketchup. También es más aconsejable en la comida rápida, perritos, hamburguesas…

Sin embargo, no se lleva bien con la comida italiana, ni la pasta ni la pizza. Aún así, en un caso de necesidad, sirve como sustitutivo. Su comercialización está ampliamente extendida, aunque aconsejo no separarse en ningún momento de la receta de Heinz, ya que es la única realmente sobresaliente.

Para romper el empate, el ketchup junto con la mayonesa evoluciona a Salsa rosa, una versión mejorada de ambas salsas que demuestra, al menos en el plano culinario, que la mezcla étnica mejora la especie (no me hago responsable de la próxima vez que mezcles pimienta con nata).

Esta versión mejorada, no obstante, no es tan versátil como sus ingredientes originales, de modo que también queda fuera de la eliminatoria, un duro golpe para el mejor acompañamiento posible para gambas y otros mariscos.

Entre ketchup y mayonesa la competición es reñida. Ambos son grandes complementos para mojar y se emplean los dos en el preparado de hamburguesas y perritos, siendo, junto con la mostaza, el débil triángulo sobre el que se sustenta el aliño clásico de la comida rápida. La mayonesa hace mejor juego con muchas verduras, lo cual suma puntos.

No obstante, el principal defecto de la mayonesa es su composición. Difícil de preparar, muy perecedera, y con unas versiones comercializadas aceptables pero que no están a la altura, el ketchup le saca todo el partido a eso y se aventaja. El alto contenido en grasas y colesterol de la mayonesa termina por arrebatarle el triunfo y dejando ya solo tres contendientes sobre la mesa.

La rivalidad entre ketchup y mostaza es, si cabe, más legendaria que la de la mayonesa. Sin embargo, y a pesar de la deliciosa que puede ser la mostaza en todas sus variables, de la gran capacidad para generar salsas complejas (nivel dos de cocina o superiores) y que es un referente a la hora de preparar sándwiches de múltiples ingredientes, lo mediocre de la receta en sus formas de venta más extendidas la ponen ligeramente por debajo.

El golpe de gracia sobreviene con el echo de que, para mojar patatas fritas, el ketchup es favorito y la mostaza, segundo plato, acompañante o simplemente, amiga fea de la salsa principal. Además, su combinatoria con la mayonesa es nula y con la salsa de tomate tampoco tiene mucho que hacer.

Queda ya solo la salsa barbacoa, un rival duro a pesar de que pueda parecer el menos potente de la lista. El ser favorita absoluta cuando se trata de acompañar guarniciones le da muchos puntos, así como ser una de las dos salsas de la lista empleada en la preparación de pizzas (¿alguien ha imaginado una pizza con ketchup? Puagh).

También su combinación con muchos tipos de carnes juega a favor de la salsa barbacoa. Los pros del Ketchup siguen siendo su versatilidad, la facilidad de encontrarla (mucho más que una versión decente de salsa barbacoa), su capacidad para combinar con verduras y con casi cualquier tipo de comida congelada (desde guisantes hasta crepes salados, empanadillas o hasta croquetas) y su mayor baza, que te la proporcionen gratis en casi todos los establecimientos de comida rápida. También es combinable en platos más elaborados, a diferencia de la barbacoa, que no puede mezclarse con nada.

En mi opinión, el ranking queda tal que así:

Ketchup, reina de las salsas, versión mejorada de la clásica salsa de tomate. Popular y sin igual en ningún caso. Superada en algunos campos pero estable en todos los terrenos.

Mayonesa, siempre a la sombra del Ketchup, versátil, sabrosa y eje central de muchos platos deliciosos como la ensaladilla rusa, los espárragos o las cenas de Navidad.

Mostaza, venciendo por los pelos a la salsa barbacoa, la medalla de cobre es un merecido premio para una salsa que, sola no triunfa, pero sin la cual, el mundo de los condimentos no sería el mismo.

Mañana volvemos con cosas un poco más serias. O no. Ustedes sabrán…

Anuncios
comentarios
  1. Shëk dice:

    En mi opinion hubiera quedado así:
    Ketchup
    Barbacoa
    Mostaza
    pero supongo que eso ira por gustos tambien un poco…

  2. accmc dice:

    es verdad! donde esta Hauclir!?! jejejejeje…a desaparecido! le han raptado! 😄
    Para mi queda bien asi…aunque el tercer puesto se lo daria a la salsa barbacoa antes que a la mostaza.

  3. accmc dice:

    *pues yo me lo he leido! jejejeje

  4. Hauclir dice:

    Perdón perdón, prometo volver pronto,estoy muy liado con problemas personales y bueno. No puedo estar a todo lo siento.

  5. hmmmmm dice:

    Ay madre mía desde luego leer este blog es la salsa de la Vida 😄
    es una entrada peculiar Pero mola como la pizza de queso de cabra con salsa barbacoa

  6. Shëk dice:

    O mola tanto como la pizza barbacoa con mostaza 😄

  7. La Zorra dice:

    Yo pondria la Mayonesa y la mostaza por encima del Kepchu, y la salsa cesar, la de mostaza y miel, a mi me gustan mucho más que barbacoa o kepchu… dan mucha pesadez a las comidas…no se…sera que soy mujer

  8. La Zorra dice:

    Yo pondria la Mayonesa y la mostaza por encima del Kepchu, y la salsa cesar, la de mostaza y miel, a mi me gustan mucho más que barbacoa o kepchu… dan mucha pesadez a las comidas…no se…sera que soy mujer…XDXD
    Por cierto Fosforo…me lo he leido entero

  9. Fosforo dice:

    La salsa cesar es, en esencia, mostaza.

  10. La Zorra dice:

    Si por eso digo, que la mayonesa y la mostaza, están por encima…ya que hay esas salsas mejores…que no contienen tomate

  11. Shëk dice:

    Pero es imposible que este sobre el ketchup ya que el ketchup wins

  12. cristina dice:

    Hola tengo que elaborar dos salsas creativas. La primer salsa como base o ingrediente principal utilizamos el anana. Luego la segunda salsa como base utilizar frutos rojos. Queria que me recomienden q puedo elaborar xa cada una gracias