Desde hace unos años la industria del cine, con las pocas ideas originales que tiene, ha ido creando películas a partir de videojuegos, y a unas semanas de que llegue Prince of Persia a la gran pantalla, me interesa recordar uno de esos grandes fracasos del cine nacido de un videojuego, Max Payne.

Entre las numerosas adaptaciones fatídicas de videojuegos hemos sufrido las sobrevaloradas Resident Evil, los truños de Uve Boll y alguna más por ahí. Si bien Max Payne parece rodada con algo más de calidad, es la que peor nota se lleva al llevar la historia de la consola al cine. Mientras que videjuegos como Postal o los RE, no tienen una historia tan lineal a lo largo de todas sus secuelas, la de Max Payne tiene uno de sus puntos fuertes ahí, en el guión que contiene.

Solo ha llegado a realizarse una película de esta historia (y esperemos que ahí se queden) intentando adaptar el primer videojuego. Ahora nos ponemos en la situación de la productora de cine que se va a encargar de Max Payne, y tiene ante ella una historia absorbente, oscura y bastante comercial, y en vez de pensar que los cientos de miles de fans de ese videojuego que van a ir al cine a disfrutar de lo que ellos jugaron, la productora, elige cargarse la historia, darle mil vueltas, recocinarla, comérsela y cagarla dándose después palmaditas en la espalda y pensando esto si que me lo van a agradecer. Pues no, yo no buscaba una peli mas de tiros, ni un largometraje viva EEUU, quería a Max Payne, narrando con voz en off y a ritmo de historia de novela negra, sus paseos por las calles de Nueva York, removiendo cada cimiento de la ciudad para vengar la muerte de su mujer y su hija por una de las grandes narcotraficantes de esa ciudad.

Pero como la mayoría de las veces, otra vez será.

Anuncios
comentarios
  1. Anónimo dice:

    Te doy la razón, yo el vidiojuego no he jugado mucho, pero si lo he visto por mi primo que se lo paso, y no tiene, no se, eso, que la hace sentirte en sombra…no se explicarte, tu lo dice mejor jjejej, otro truño es Silent Hill…

  2. Fosforo dice:

    Pero pongan un nombre, no dejen lo de Anonimo, hombres de dios.