El Devorador de Historias

Publicado: marzo 24, 2010 de Hauclir en Libros y comics
Etiquetas:

Aunque parezca una locura, este cómic me ha hecho pensar, incluso en plantearme cosas que antes no sabría como explicar. Es un relato diferente, donde la intriga y el suspense están asegurados, donde se nos presenta un mundo nuevo, que mezcla lo imaginario con lo real, ya que debido a nuestra imaginación, a nuestro afán de crear personajes con historias entrelazadas, complejas y cuanto menos entretenidas. Hemos creado un mundo donde todos los personajes de nuestros relatos conviven unos con otros.

Un dato muy interesante, y que yo veo con grandes lagunas (aunque reitero, es muy interesante), es que todos los personajes viven con el carácter, personalidad y forma de integrarse con los demás en su mundo imaginario. Lo raro para mi gusto, es que los personajes secundarios, los menos expuestos a nuestras descripciones, vagan por ahí como seres casi inertes sin tener una personalidad definida. Y es eso lo que le pasa a nuestro protagonista imaginario “El Cuervo”, que al estar siempre tapado su rostro con una máscara no tiene un rasgo definido.

Además, un detalle con el que el autor juega bastante bien es, que a los personajes imaginarios, solo puede verlos su creador, es decir, el autor de su obra, pero también los farsantes, que aún no siendo el autor real de sus libros, escriben historias sobre esos seres imaginarios.

Fabrice Lebeault nos presenta una historia, que aunque en ocasiones es muy rápida, nunca pierdes el hilo, pero sí que notas que se escapan detalles, o que quizás podría haber metido más en su obra. Tampoco tiene mucho tiempo en las 68 páginas que forman su cómic, en explicar muy bien como funciona el mundo de los imaginarios, por ejemplo,  en un momento dado “El Cuervo” dice que se tiene que ir a su mundo a recuperar fuerzas…. y es entonces cuando me quedo pensando…. ¿por qué?

La historia comienza cuando Fortunato, un periodista joven, escribe  sobre nuestro personaje imaginario principal “El Cuervo”. Este se le aparece a él porque aunque no sea su autor real, es el único del que sabe su verdadera identidad. Ya que, su verdadero creador es un tal “San Iliada”, del que nadie sabe su verdadera identidad. Mientras que este hilo se va desarrollando, se produce uno paralelo de un asesino en serie, que mata gente vaciándoles las cabezas a en el bosque. Así pues, es como “El Cuervo” y Fortunato, investigando a través de la editorial que publica los libros de “San Iliada”, consiguen dar con él. Consiguiendo “El Cuervo” su rostro y dejando a Fortunato a su suerte.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.