Ahora que estamos muertos

Publicado: febrero 24, 2010 de Hauclir en Libros y comics
Etiquetas:

Hay mucha gente que piensa, cree y asegura que la gente sin techo, sin hogar  y sin trabajo, son los más libres de la sociedad, los que no están atados a impuestos, no tienen hipoteca y jamás tienen que dar explicaciones a nadie de lo que hacen. Bueno, yo digo que no todo eso es cierto, pero aunque así lo fuera ¿A qué precio? Porque no creo que ni tú ni yo, fuéramos capaces de pagarlo aunque fuera a propia voluntad.

Así comienza el libro de Miguel Rubio. Un relato que te llevará navegando por las calles de Madrid, que te serán tan conocidas, que creerás que estás allí como si fuera un día cualquiera, y quizás después de leer esto, o el mismísimo libro, te darás cuenta de la cantidad de vagabundos que andan a tu alrededor sin hacer ruido y siendo invisibles al resto de la gente.

Es cruel ver como personas con vidas normales, llenas de alegría y con metas en la cabeza, se llegue a convertir poco a poco, primero en una persona asustadiza al vivir en la calle, luego acostumbrándose a ese miedo, más tarde odiándose a si mismo por no poder haber hecho nada para cambiar su situación y ya por último, con la cabeza destrozada por el frío y el vino en tetrabrik, les hacen despreciar a toda la sociedad, convirtiéndose en una persona austera, desagradable y triste.

De los personajes decir, que no se centra solamente en uno, si no que nos presenta una historia con protagonista colectivo, sin llegar a centrarse en ninguno, pero desarrollando todos, ya que aunque cada uno tenga sus problemas, y una manera diferente de llegar a vivir en la calle o en cualquier albergue, problemas con la droga, mentales y familiares. Son todos iguales de importantes o desgraciados.

En este libro, yo veo con toda seguridad, una crítica social muy importante, como por ejemplo en la rehabilitación por metadona, consiguiendo que la gente drogadicta se enganche a otra mierda, y que vayan deambulando por ahí como muertos y personajes sin razón de sentir nada. También, en los albergues y su capacidad para poder acoger a esta gente, ya que solo pueden hacerlo en “temporadas altas”, como la de invierno, con un 10% aproximado de los indigentes totales. La cual la hacen principalmente por la política, ya que a ningún alcalde le gusta que aparezca gente muerta por congelación cuando empieza la mañana, en una ciudad tan bonita como es Madrid.

Solamente 160 páginas plasmadas de odio, tristeza y amargura que me recuerdan día a día, que esta serie de sucesos, nos puede pasar a cualquiera con un simple giro de la vida. También me hace despreciar a la gente que se cree superior a los indigentes, solo por ir limpios y poder ignorarles, sin darse cuenta de que son personas como otras cualquiera. Odiando a la gente que puede hacer más por cambiar la situación de cientos de personas, aunque solo les den donde dormir, y que no quieren hacer nada más que llenarse los bolsillos, sin importarles a quien se lleven por delante. Les odio.

Anuncios
comentarios
  1. Fosforo dice:

    Primera entrada que no sabía de que iba a ir, ¡y me ha molado!
    A ver si me hago con él…

    • Hauclir dice:

      Jajaja ya ves, no pensaba ponerla hoy, pero me mola tanto y me parece tan interesante porq es algo tan cotidiano q vemos tan lejos.. q quieria abrir los ojos de la gente, los mios los primeros

  2. La Zorra dice:

    yo me lei el libro y me parecio algo distinto y muy interesante ponerme de una forma poco parecida en como es su vida. le agradezco mucho a un amigo mio que me lo dejara…xD

  3. Charlie 88 dice:

    Me alegra ver esta entrada, yo descubrí este libro en la web y es acojonante. Se lo recomende a todos mis colegas.
    Sabeis si este autor tiene algún otro?

  4. gooly dice:

    this book is more great than the life.