¡Santa sobrevaloración, Batman!

Publicado: noviembre 15, 2011 de Un tipo con boina en Libros y comics, Opinión
Etiquetas: , , , , , ,

¿Cómo? ¿Solo he publicado una entrada en Crisis creativa y ya empiezo a retrasarme en los plazos? ¿Será posible tamaña desvergüenza? Don’t blame it on the sunshine, blame it on the Randy. Pero he vuelto, dispuesto a hacerles ver que, en realidad, El regreso del caballero oscuro tampoco es para tanto. Y, de paso, para molestar un poco a Fosforo, que como siga metiéndome con cosas que le gustan, acabará echándome a patadas. ¡Fosforo, majete!

Ahora mismo el murciélago vive uno de sus mejores momentos, gracias a la saga de Nolan, los videojuegos, la batparodia porno… Y, dentro de unos meses, la adaptación animada de una de sus más aclamadas novelas gráficas: El regreso del caballero oscuro, escrita y dibujada por el überlocatis Frank «me pirra la sangre, chico» Miller.

  «¡Santo relámpago, Batman!»

 El cómic, novela gráfica, guacalotezno o como quieran llamarlo se publicó en 1986, tan solo unos meses antes que Watchmen. Como esta última, El regreso del caballero oscuro, (ERdCO a partir de ahora) se ambienta en una distopía en la que unas cuantas bandas han tomado el control de Gotham, y Batman ha desaparecido del mapa. Pero no adelantemos acontecimientos, y hablemos un poco del apartado gráfico.

Confieso que nunca me ha entusiasmado el dibujo de Miller. Sí, vale, mu’ rico en Sin City, pero ODIÉ su dibujo en Honor, la saga de Lobezno, y nunca me entusiasmó el aspecto gráfico de su etapa en Daredevil. Adelante, lapídenme. En cualquier caso, si para mí nunca acabó de cuajar, en ERdCO necesita kilos de espesante. Para empezar, les voy a poner unas viñetas, a ver si notan algo raro:

«- ¡El Arkham Asylum es mejor!

- ¡Te digo que el Arkham City! ¡EL ARKHAM CITY, ZORRA ESTÚPIDA!»

Se han dado cuenta, ¿no? Efectivamente, el emblema de Batman es distinto en cada viñeta. Pero vamos a ver, ¿tan difícil era hacerse una plantilla? Una cosa es que varíe de un plano a otro cuando reposa sobre el fofo pecho de Batman, pero si se supone que es una imagen en un plató de televisión… joder, Cristo BAT.

Pero no solo de emblemas dibujados por niños de tres años vive el comiquero: Miller parece tener un serio problema a la hora de mantener la coherencia, no solo en el guion de The Spirit, sino en el físico de los personajes de ERdCO. Principalmente, con el Joker, que pasa de ser un enclenque más esmirriado que este humilde bloguero, a ser una máquina musculosa con chaqueta de tweed. Y si no me creen, váyanse a tomar por culo ojo al parche, como diría Nick Furia:

«In just seven days, I can make you a maaa-a-a-a-aaaaaan!»

 Pero Batman no se queda al margen: tan pronto está dibujado como lo que es, un antiguo superhéroe que ha visto tiempos mejores, como un tipo que estuvo musculado pero ha perdido la forma, vamos, como el Chuache; como coge Miller y nos lo dibuja como un gordaco en mallas que no dejan nada a la imaginación.

Pero, dibujo a parte, no hay que olvidar otro punto importante del aspecto gráfico de un cómic: el color, que corre a cargo de la por aquel entonces mujer de Frank Miller, Lynn Varley. Si les digo que poco ha trabajado si no ha sido con Miller, se harán una idea de que muy allá no está. Y no se equivocan: cualquiera diría que ERdCO lo han pintado con Plastidecor. Estoy de acuerdo en que ese estilo quedaba la mar de bien en 300, pero aquí desentona bastante. Joder, si quisiera ver un Batman gordo pintado con ceras, le diría a mi primo pequeño que me hiciera uno.

Ah, y el color del traje de Batman varía de color aleatoriamente. El Batcamaleón, nena, el Batcamaleón, cambia de colores según la ocasión.

En cuanto al argumento… pues un cómic de Batman, pero ambientado en una distopía. Veamos, al principio del cómic, los psiquiatras de Arkham dicen que Harvey «Dos Caras» Dent se ha sometido a cirugía estética y, de paso, está completamente curado de esa curiosa manía suya con el número dos y con lo de asesinar gente. Jejé, pues NO. En realidad estaba fingiendo y en cuestión de horas vuelve a las andadas. Batman, que como todos los superhéroes, salvo Superman, estaba retirado, se enfunda de nuevo las mallas (que deben de ser increíblemente elásticas) y le da caza.

Una vez le ha partido las caras a Dent, los desgraciados desagradecidos de los ciudadanos empiezan a cuestionar el papel de Batman en la sociedad, que si tiene cabida, que si está bien que se tome la justicia por su mano, y blablablá. Lo de siempre, vaya.

Batman también se lía a bathostias con el líder de la banda de los Mutantes, saltándole las muelas y provocando que los miembros del grupo de delincuentes forme otra panda callejera que se hace llamar «los Hijos de Batman», y que siguen dedicándose a apalizar al personal, solo que esta vez a los que ellos consideran malvados. ¡Dejar que una panda de gamberros se ocupe de los delincuentes! ¡Qué idea más ridícula! ¡Sería como votar a un partido lleno de políticos corruptos que…! ¿Qué? Ah. Lo del CIS. Ya.

 El tío Frank dice: «¡Eh, niños! ¡No olvidéis votar este domingo!»

El Joker, que estaba catatónico en Arkham, el manicomio con peor seguridad del mundo del cómic, se entera de que Batman ha vuelto a las andadas, y no tarda en salir de su estado casi vegetal y conseguir una entrevista en un programa de máxima audiencia. Qué poca moral, ¿no creen? Es como si un programa de aquí pagase nueve mil euros a la madre de un criminal para que les concediese una exclusiva y… ¿Qué? Ah. Telecinco. Ya.

Como era de esperar, el Joker mata a todos los presentes en el estudio. Pero bueno, al menos tiene la decencia de avisar, y comenta «voy a matar a todos los presentes en este estudio». Al menos nadie puede decir que el Joker no da lo que promete, ¿no creen? Como es de esperar, Batlorzas le persigue, se parten las muelas durante unas viñetas y, al final, el Joker se rompe el cuello a sí mismo para que la policía de Gotham persiga a Batman por asesinato. Y es que claro, una cosa es que la policía mate al Joker, pero que lo mate un señor en mallas, es muy distinto. Eso sí,  hay que reconocer que el plan del Joker es BRILLANTE. Bueno, menos por lo de que se muere y eso, pero vaya, nimiedades.

«¡JAJAJAJAJA! ¡ME MATAS!»

Un tiempo después, Superman desvía una bomba atómica que se dirigía hacia Estados Unidos, enviada por… no sé, los comunistas, por ejemplo. Por desgracia, estalla en el desierto, lo que no sirve para evitar el invierno nuclear que, por una de esas, provoca que Gotham se convierta en una de las ciudades más seguras de EE.UU., aunque quizá tiene algo que ver que Batman haya entrenado a los Hijos de Batman para combatir el crimen. Sea como sea, el gobierno estadounidense envía a Superman para que muela a palos a Batman, quien se hace una armadura reforzada para curtirle el lomo al pesado de Clark Kent. Batman acaba ganando (gracias a una flecha de kriptonita de Green Arrow, todo sea dicho), pero le da un ataque al corazón. ¿O no? Pues no, porque lo estaba fingiendo y sigue entrenando a los Hijos de Batman para, en un futuro, poder luchar contra el crimen y convertir el mundo en un lugar de BIEN.

Ah, y sale una cría haciendo de Robin, porque Jason Todd había muerto. Pues vale. Ya volverá.

«¡Santos plastidecores, Batman!»

 Y poco más. El cómic no está demasiado bien escrito, Miller quiere meter demasiada información, y se nota que no puede, o que no sabe, o que no quiere, o que el pobde ez mental, pero el caso es que no cuela. Súmenle eso a un apartado gráfico bastante mediocre e inconsistente, un par de décadas de sobrevaloración, y tendrán El regreso del caballero oscuro.

 «¿Y cómo es que Batman ya ni siquiera baila? ¿Recordáis el Batusi

About these ads
Comentarios
  1. El Tipo de la Brocha dice:

    El caso es que Miller también sabe dibujar “normal”, pero seguro que su estilo inconsistente le lleva menos tiempo y esfuerzo. Y aunque este Batman mayor y fondón mola, no puedo con esa Robin y su tupé. ¡No puedo!

  2. Y yo que lo leí en una biblioteca un día que fui a estudiar. Y no me pareció nada del otro mundo, de hecho no sabía que estaba tan bien visto.

  3. Vrede dice:

    Juraría que Batman se ha pasado con los Batdonuts.

  4. Fosforo dice:

    Son todos ustedes unos herejes de mierda

  5. Kalitro dice:

    En serio… si pilláis a alguien para criticar cómics, que sea alguien que sabe de cómics.

    Que si la idea era provocar, pues venga, unas risas nos hemos echado. Pero igual estas cosas hay que dejarlas más claras, porque no distingo si era ironía, o de verdad el autor no ha entendido una puta mierda de la obra.

  6. Debería estar estudiando pero en lugar de eso me voy a ganar un hueco en el corazón de Fósforo diciendo lo siguiente: Ni si quiera lo terminé. Lo encontré en la biblioteca, me lo llevé a casa esperando leer algo como “La broma asesina” y se quedó en “Iban dos y se cae el del medio”. He dicho.

  7. Mr. Fail dice:

    ¿Y si os digo que esta mañana me he estado riendo yo solo en la universidad como 5 minutos con la imagen del Batman gordo a caballo?

  8. Siempre me he preguntado como las consideradas grandes obras llegan a considerarse eso si al final siempre resultan estar terriblemente realizadas.

  9. Kalitro dice:

    No digo que no haya entendido la obra, pero o no ha entendido su importancia o ha preferido dejarla de lado. En su crítica la despoja totalmente del contexto, cosa que creo que es muy importante, pero vamos a ello. Por cierto, todo de memoria, que no tengo el tomito delante, igual se me pasa algo o resbalo.

    Lo primero que hace es criticar el apartado del dibujo. La verdad es que el dibujo deja mucho que desear. Sobre todo a medida que Miller se va cansando y empieza a dibujar peor. Algo que le ocurre casi siempre. Por eso sus mejores obras son con otros dibujantes (Mazzucchelli, sobre todo). Con todo los (dos) primeros números no están del todo mal y hay que reconocerle a Miller que empiece a experimentar con su estilo más expresionista (¿feísta?), sobre todo cuando la mayoría de los cómics (hablamos siempre de superhéroes de grandes editoriales) de la época tenían un estilo bastante homogéneo. Pero sí, es de lejos la parte más floja.

    El tema del color, la verdad es que lo domino poco. Personalmente me gusta, y en general fue bien recibido. Pero mola su argumento de que un niño lo haría igual.

    El argumento, efectivamente, Batman está viejo, se enfrenta a gente y ya está. Como siempre. Hombre, no del todo. Aquí es donde hay que empezar a poner las cosas en contexto y sale por qué El regreso del señor de la noche (yo es que soy viejuno y lo conocí así y me gusta más) tiene su importancia y junto con Watchmen (siempre) ha influido tanto. Lo primero que destaca es que Batman es una mala bestia. Un tipo que rompe piernas y disfruta con ello. Un puto psicópata que va al margen de la ley. Eso ahora está muy de moda y se entendió fatal y nos trajo la desdichada década de los 90, con las armas enormes y Liefeld y Lee y amiguetes y ahora nos trae los Ultimates y todo super-cool con cuero y tripas, uh, uh, qué chachi. Pero es que antes de Erdsdln los cómics eran unas cosas muy maníqueas, muy coloridas y buenrollistas. Había excepciones pero con este (y Watchmen) se fraguó la idea del superhéroe fascistoide y que se dedica a ello porque disfruta haciendo sufrir. Contrástese esto con la idea de Superman en el mismo cómic, un tipo buenazo, que trabaja con el gobierno (es más, ¡con Ronald Reagan!) para poder seguir haciendo el bien. No es casual que el que ayude a Batman sea Green Arrow, claro. Contrástese ahora con la idea que tenía la gente de Batman, que era la de Adam West bailando el Batusi.

    Lo del Joker en la televisión, la curación de Dos Caras está claro que es algo esperpéntico y paródico. Manía personal de Miller, claro, pero por lo menos tiene su miga aunque sea simplón el argumento de que los criminales nunca cambian y la sociedad es demasiado permisiva. Y sobre que el plan del Joker falla porque muere, hombre, no es que sea la persona más cuerda del mundo.

    Y claro que la bomba atómica la envían los comunistas. Aquí hay otra omisión flagrante del contexto. Es que estamos hablando de los 80, una época donde en los EEUU la gente tenía un miedo bastante importante a que la cosa se fuese de madre y empezase la III GM. Más o menos como toda la Guerra Fría, claro, pero ahora estaban en EEUU Reagan y en Inglaterra la señora Tatcher, como para estar acojonado. De hecho es el argumento central de Watchmen. Y V de Vendetta (gobierno fascistoide parecido al de Tatcher tras un invierno nucelar).

    De todos modos, no son el argumento ni el dibujo el punto fuerte del cómic. Si algo destaca Miller es en su narrativa (para mi gusto sólo le superan Dave Sim, Eisner, Tezuka y ocasionalmente Moore). Ahora mismo el señor hace roña infecta (a mí 300 me parece muy pobre, por ejemplo) pero sigue siendo un maestro en la narrativa y en este en concreto parte la pana.

    Como ya digo, tirando de memoria. Miller se saca de la manga el recurso de usar las televisiones para contarnos qué ocurre. Pero televisores como viñetas, con el texto debajo. Sigue con escenas estupendas, de manual de algo bien hecho. El recuerdo de la muerte de sus padres en viñetas pequeñísimas, mezclando el presente con el collar de perlas cayendo. La escena en el taxi en el que Batman salva a una chica, todo sin que se vea y más importante, justo detrás de esa, una gloriosa splash-page que Miller no inventó, pero que puso de moda (quizás para mal). Porque cuando por fin vuelve Batman ocupa toda una página, en toda su gloria, es algo que impacta mucho (y más aún porque si no fue la primera vez que se usó, fue de las primeras que se usó tan bien).
    Y en esa misma página, más recursos que puso de moda, los cuadros de pensamiento. Hasta entonces se usaba extensamente los bocadillos de pensamiento (esos ondulados, de los que salían bolitas) en los que los personajes pensaban de forma irreal “¡Oh, caramba, el Doctor Octopus va a usar dos de sus brazos, apenas tengo un microsegundo para esquivarlo, tendré que ser ágil y rápido como nunca o me alcanzará!”. A partir de Erdsdln se empiezan a usar los cuadros, mucho más simples, donde el texto es más un esbozo, más parecido a lo que uno piensa realmente, mucho más crudo, por supuesto.
    Como ya he dicho, a medida que avanza la obra, se desinfla y eso también ocurre en la narrativa, pero sigue habiendo muy buenos detalles. La composición de la viñeta en la que Batman sostiene a un general que se suicida, por ejemplo.

    O sea, que en resumen, tenemos un dibujo pobre pero experimental, un color que a usted no le gusta (pero que en general ha sido bien recibido), un argumento que cambió (junto con Watchmen) la forma de hacer superhéores (hace ya25 años), una narrativa gloriosa y que aportó, por lo menos, tres técnicas (viñetas-televisor, cuadros de pensamiento y splash-pages) que hasta entonces se usaban poco y ahora se usan hasta el hartazgo.

    Le concedo que quizás ahora pueda parecer un mal cómic (no lo sé, yo lo leí hace mucho y siendo un jovenzuelo que no llegaba a 20 años y me gustó mucho) pero es que eso no es lo importante, hay que ponerlo en contexto y entender que cuando salió fue la leche, algo nunca visto y que sigue influyendo hoy día. No comentar eso es, o no haber entendido su importancia o haber querido hacernos el graciosete.

    • Para empezar, a mí no me han cogido «para criticar cómics». Nunca he pretendido erigirme en especialista del medio ni nada por el estilo.

      Del dibujo no voy a hablar porque veo que estamos más o menos de acuerdo, pero quiero puntualizar que no me parece un MAL cómic, ya que le he dado tres boinas sobre cinco, lo que es un aprobado. A lo que yo me refiero es a que está sobrevalorado.

      Realmente desconozco si fue el primero en usar cuadros de pensamiento en lugar de bocadillos, pero permita que le diga que tampoco me parece una GRAN innovación, la verdad. De todos modos, ¿seguro que fue Miller el primero en usarlo? Me suena haber visto ejemplos en tebeos anteriores, como Dios ama, el hombre mata y algunos cómics más de la etapa de Claremont de los 80. De todos modos, los tengo en España y tampoco se lo puedo asegurar a ciencia cierta, pero…

      Lo de las viñetas de las televisiones… la verdad, tampoco me parece gran cosa ni lo veo nada nuevo, ni siquiera para el momento. En los mismos tebeos de Claremont que le digo ya se usaban, y hablamos de, al menos, cinco años antes. Y seguro que ni siquiera fue Claremont el primero en usarlos.

      Lo de que la idea que la gente tenía de Batman era la de la serie de los 60 me parece una soberana chorrada, teniendo en cuenta que por aquel entonces era un personaje con casi cincuenta años de andadura.

      Tampoco me venga con que la splash page es cosa de Miller, que me da la risa. ¡En algunos de los primeros números de Spider-Man ya se usan!

      Tras esto, poco queda de la «narrativa gloriosa» que usted menciona. Pero eh, respeto que le guste, de todos modos. Tan solo no le adjudique méritos que no merece. No lo convierta en el Tim Burton o el J.J. Abrams del mundo comiquero.

  10. mariods dice:

    Sencillamente Frank Miller tiene esa serie de peculiaridades que le convierten en un artista que a unos encantará y a otros repelerá. Pero al fin y al cabo, estamos hablando de una de las MUCHAS visiones de Batman, y si no es la mejor, sin lugar a dudas yo la considero de las más interesantes y llamativas.

    Por supuesto que el dibujo es totalmente extraño y analíticamente no resiste ningún examen, pero de hecho ese es el estilo de Miller, es tirando entre el “Cartoon”, el realismo romántico y un poco de “Kisch” intencionado (el cual, a medida que pasa el tiempo, se va haciendo más evidente en su obra, para desgracia de muchos lectores). No le veo nada malo. Me gusta ese estilo de dibujo dentro de su contexto como me gusta cualquier otro estilo de ilustración, siempre y cuando la historia en sí lo merezca. En este caso, me parece que la historia de decadencia, tenebrismo y mal rollo en general la merecía.

    Sobre el argumento no puedo decir si en su época sería innovador o no, debo admitir que conozco más bien poco del Batman pre-ochentero, si bien he leído muchos de los cómics de los sesenta (que son CALCADOS a la versión televisiva de Adam West aunque muchos no quieran admitirlo) no estoy seguro de cómo fue evolucionando el personaje hasta llegar a la era Pre-Crisis. Solo se que entre este, La Broma Asesina y Año Uno forman perfectamente la imagen del Batman que, por decirlo de alguna manera, se ha acabado consolidando en la mentalidad general. Yo lo apoyo, y en mi opinión, aunque no pueda asegurarlo, Miller supo innovar y sacar a la luz varios aspectos de la personalidad de Batman que poca gente antes había imaginado.

    Cierto que es un cómic sobrevalorado, pero no veo ningún problema a que guste. De hecho prefiero mil veces que este cómic sea popular antes que, digamos, la peli de Batman y Robin (que voy a dejar los puntos sobre las íes, tampoco me parece un film tan horripilante, sencillamente es del montón comparado con este cómic).

    Y perdona, pero no estoy de acuerdo en eso de “inmerecida fama” a Abrahams Tim Burton. Amo a Abrahams por sus argumentos y su inventiva narrativa, aparte de que es un cineasta con muchas cosas que contar, y personalmente creo que se merece su fama. Tim Burton es un tema aparte, ha aportado mucho a la imaginación con sus primeras pelis y aunque sus últimas pelis sean un desbarajuste más orientado a vender su imagen que a experimentar, no olvidemos que ese tío tuvo su momento de extremo talento creativo. Entramos en lo mismo de que a unos les encantará, y a otros les horripilará. A mí, personalmente, me gusta dentro de su contexto, pero ciertamente su estilo empieza a ser muy repetitivo.

    Por otra parte, enhorabuena, un post muy divertido y tal (una cosa es que no esté de acuerdo, pero otra muy distinta es que me parezca original y me guste; y este artículo me ha gustado. XD

    • De Tim Burton ya hablé por aquí. En cuanto a Abrams, gusta mucho de llevarse méritos de guion (cuando rara vez son suyos), como por ejemplo en Perdidos, serie de la que se desligó, ojo, a mitad de la PRIMERA temporada.

      • mariods dice:

        Hombre, eso no lo voy a negar, pero Perdidos es solo una de las muchísimas cosas que ha ideado este hombre. Y no es necesariamente la mejor. Lo que pasa es que los medios de comunicación nos machacan constantemente con la tontería de “él es el creador, él es el creador, él es el creador…” cuando todos sabemos que sí, aparte de los primeros episodios y la idea general no tuvo mucho más que ver salvo el ser su productor. Yo prefiero recordarle por los guiones verdaderamente suyos, que no tienen nada que ver con Lost.

  11. Tahur Manco dice:

    No he leído el cómic aún. Sí, soy un hereje, pero en mi defensa diré que tengo (y he leído) el “Batman Año 1″.

    A lo que iba: que aunque no haya leído el cómic, con ese argumento es imposible que no me guste.

  12. Panmios dice:

    ¡No jodas! ¿De verdad tanta gente piensa esto? ¡Creí que era el único! Siempre que hablo con gente a la que le gustan los cómics me dicen que ERdCO es la rehostia bendita y a mí no me pareció para tanto. Una narrativa sobresaliente de Miller y muy innovadora en su contexto, vale, estoy de acuerdo. Es un buen cómic, sí, pero hay cientos de cómics mejores. Incluso del propio Miller me gusta más Ronin o su etapa en Daredevil. No me parece una obra maestra, simplemente un buen cómic. De hecho, el mencionado Ronin es el único cómic de Miller que verdaderamente colocaría por encima de la mayoría…

  13. [...] el popular cómic de Frank Miller protagonizado por Batman. Ese que el tipo con boina dijo que No era para tanto. Pues es que no estoy nada de acuerdo con esas cosas que dijo, y me he propuesto contaros las [...]

  14. [...] En serio… si pilláis a alguien para criticar cómics, que sea alguien que sabe de cómics. Que si la idea era provocar, pues venga, unas risas nos hemos echado. Pero igual estas cosas hay que dejarlas más claras, porque no distingo si era ironía, o de verdad el autor no ha entendido una puta mierda de la obra. -Kalitro [...]

  15. Yo solo se… que el Batman fondon tira p´atras.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s